Cómo eliminar los tonsilolitos o caseum amígdala

Cómo eliminar los tonsilolitos o caseum amígdala

En este post hablaremos de cómo eliminar los tonsilolitos o caseum amígdala, un problema que puede ser bastante molesto. En la clínica dental Vinateros nos preocupamos por tu salud bucal, por ello te queremos facilitar toda la información necesaria para que puedas actuar y mejorar la dolencia.

Este problema recae directamente en las amígdalas, afectando a su salud y generando incomodidad en quienes la padecen. En este post podrás conocer en profundidad todo lo necesario sobre esta patología bucal como qué es el caseum, las causas del caseum y los respectivos tratamientos para el caseum.

¡Vamos a ello!

¿Qué son los tonsilolitos?

El caseum es una anomalía de la salud bucal que representa una calcificación que aparece en las amígdalas en consecuencia de una mala higiene. Se producen cuando las bacterias se acumulan en esta zona de la garganta por restos de comida o células muertas. Los tonsilolitos también son conocidos por el nombre de cálculos amigdalinos, y suele ser bastante molesto para quienes la padecen.

Esta dolencia no suele desencadenar graves problemas en el organismo, sin embargo, no debemos dejar de prestarle atención y cuidados. Las amígdalas son un órgano que, por sus funciones, forman parte del sistema linfático. Son las encargadas de impedir el paso de los hongos y bacterias de la boca hacia la garganta.

Este problema puede provocar otro tipo de molestias como por ejemplo, el mal aliento o halitosis. Afortunadamente no es algo demasiado grave y el tratamiento para eliminar este problema suele ser bastante simple, puesto que utilizando antisépticos con baja toxicidad para  controlarlo.

Si llegas a ver acumulaciones de masa blanca, lo más probable es que tengas tonsilolitos. Es fácil identificar esta placa bacteriana y no es necesario realizar pruebas muy complejas para averiguarlo.

Causas de los tonsilolitos

Sabiendo de qué se trata esta patología podemos identificar mejor las causas de su aparición. Aunque ya hemos mencionado que su causa más común es la acumulación de comida en la zona de la garganta, sin embargo, existen otros motivos que pueden ayudar a su desarrollo. Veamos cuáles son:

1.   Mala higiene bucal

Las condiciones de higiene bucal afectan de manera directa en la formación de tonsilolitos en tus amígdalas. Es por ello que debes ser completamente cuidadoso con la limpieza de tus dientes y de tu cavidad bucal. Aunque es algo que la mayoría de las personas saben, es importante cepillar los dientes después de cada comida.

Además de esto, también es indispensable que limpies tu lengua y utilices un enjuague bucal con frecuencia. De esta forma se impide la acumulación de comida, y por ello de bacterias en la boca y garganta.

2.   Presencia de bacterias en la cavidad bucal

Las bacterias son un elemento necesario para las funciones digestivas y por ello se encuentran presentes de manera natural en la boca. Sin embargo, cuando hay un exceso de ellas pueden desarrollarse infecciones u otras afecciones perjudiciales para la salud.

Existen padecimientos bucales que pueden provocar un aumento significativo de bacterias en la boca más allá de la mala higiene bucal.

3.   Exceso o escasez de saliva

Estas dos condiciones anómalas pueden ser causa de alguna enfermedad o condición en el área interna de la boca. Cualquiera de estos dos casos, promueven el crecimiento de calcificaciones en las amígdalas producto de las bacterias.

Te recomendamos que si sufres de alguno de estos dos síntomas visites un dentista para evitar los tonsilolitos.

4.        Niveles bajos de glóbulos blancos

Los glóbulos blancos o leucocitos, son los encargados de combatir las enfermedades del cuerpo, en especial las infecciones. También combaten las infecciones virales y otro tipo de agentes extraños que entran al organismo.

Si nuestras defensas están bajas, seremos más propensos a las afecciones bucales. Por este motivo, también se es más propenso a que aparezcan las placas bacterianas en las amígdalas.

Consecuencias de los cálculos amigdalinos

Ya conocemos qué son los cálculos amigdalinos y cuáles son las causas que pueden producirlos. Ahora conoceremos cuáles son las repercusiones que pueden tener en nuestro organismo y algunos de sus síntomas.

Hay varios síntomas que nos pueden advertir de la presencia de tonsilolitos, sin embargo, el malestar que producen no es demasiado grave. A continuación conoceremos otros de los síntomas que pueden aparecer si sufres de algún tipo de placa bacteriana en las amígdalas:

  • Halitosis o mal aliento: Es muy probable que, producto de las bacterias alojadas en la garganta, notes mal aliento. Aunque sea solo en la garganta, esto afecta en gran parte a toda la cavidad bucodental.
  • Burbujas blancas en la garganta: A veces pueden aparecer pequeñas burbujas o incluso pequeñas placas blancas; lo importante es reconocer este síntoma donde notarás una calcificación para poder solucionarlo lo antes posible.
  • Molestias al tragar: Este suele ser uno de los síntomas más evidentes. Puede ser que apenas sientas una pequeña molestia, pero sigue siendo síntoma de alarma.
  • Inflamación de las amígdalas: Se hace visible una coloración roja en las amígdalas o en la garganta, al igual que su pequeña inflamación.

Además, también es común sentir algunas molestias en el oído. Esto se debe a la relación que existe entre la zona de la garganta y las amígdalas con el oído.

No está de más recordarte que si presentas alguno de estos síntomas acudas a un especialista. ¡En la clínica dental Vinateros contamos con los mejores especialistas en el caso de que los necesites!

Tratamiento para los tonsilolitos

En el caso de que tengas esta patología bucal, conserva la calma, ya que no es nada importante por lo que alarmarse. Si quieres saber como eliminarlos, antes debes saber que todo depende del por qué se generaron los tonsilolitos, es decir, debes de realizarte un diagnóstico previo.

Dependiendo del diagnóstico, el especialista debe determinar el mejor tratamiento para tu caso en específico. Por lo general estas placas bacterianas se tratan con el uso de antibióticos.

También es recomendable hacer gárgaras con agua tibia y sal para aliviar las molestias ocasionadas por los cálculos. Sin embargo, esto no hará que desaparezcan las calcificaciones de las amígdalas, pero si las aliviará.

En otros casos, los cuales suelen ser más extremos, se puede recomendar la extirpación de las amígdalas. Por lo general esto ocurre cuando la salud del paciente se ve muy afectada por la inflamación de estos órganos. En algunos casos se recomiendan, ya que llegan a entorpecer la entrada de aire al sistema respiratorio.

La información que te hemos dado en este post, nunca podrá sustituir una evaluación y diagnóstico médico. Por eso siempre hacemos énfasis en la importancia de visitar regularmente a un dentista o un especialista de la salud.

El especialista te recomendará lo que sea necesario para conservar la salud de tu cavidad bucal mediante el diagnóstico del problema.

¡Lo importante es cumplir con sus recomendaciones y seguir el tratamiento indicado al pie de la letra!

Por Dra. Sara Gil el 01/1/2021
Comparte: