Injerto de hueso dental: postoperatorio y complicaciones

Un injerto de hueso dental se realiza cuando la estructura ósea del paciente no es suficiente como para mantener sus funciones estéticas o de soporte dental. En estos casos, nuestro Dr. Pedro Ruiz realiza un procedimiento pensado para aumentar la base ósea que aguanta los dientes.

¿Para qué sirve un injerto de hueso dental?

Un injerto de hueso dental garantiza un soporte para futuros implantes dentales o prótesis. Los implantes necesitan clavar sus tornillos de titanio en el hueso, de forma que se produzca la osteointegración, por lo que necesitaremos suficiente densidad ósea. Podemos colocar tres tipos de injerto de hueso dental:

  • Hueso humano o de otras especies, principalmente la bovina.
  • Regeneración tisular guiada: cuando no es posible obtener un hueso natural, se utiliza material colágeno o de titanio para recomponer el hueco del injerto, el cual evita también que la encía desplace la estructura.

Cirugía de injerto de hueso dental para implantes: postoperatorio

Durante la cirugía, aplicamos anestesia local o sedación consciente, aunque también se puede proceder a la anestesia general si el paciente lo necesita. De este modo nos aseguramos de que las molestias sean inexistentes.

Para calmar los dolores propios del postoperatorio, el dentista recetará antibióticos o analgésicos para prevenir infecciones. Es importante que el paciente siga las indicaciones de nuestro cirujano para controlar el dolor y acelerar la cicatrización.

Es importante que el paciente sea responsable también al comer: evitar los alimentos duros o gomosos, muy fríos o muy calientes, hasta que la zona esté desinflamada, así como evitar escupir, ejercer presión o cepillar el área herida.

Los implantes dentales o prótesis dentales no se podrán colocar hasta que la zona se encuentre totalmente recuperada, entre 6 meses y un año. Mediante revisiones periódicas y exámenes de rayos X comprobaremos que la recuperación se produce correctamente y podemos proceder a la restauración estética. 

Injerto de hueso dental: complicaciones

Para los pacientes fumadores, las posibilidades de que el injerto de hueso dental falle son altas. Además, encontramos contratiempos como por ejemplo la lesión del nervio, un daño en las raíces de los dientes adyacentes, o una mala reposición de los músculos. También, en aquellos casos en los que el hueso es muy fino o presenta alguna inclinación, es posible que se produzcan fisuras alrededor del implante dental. En estos casos, procederíamos a quitar el implante dental e intentar regenerar la zona hasta que pase el tiempo suficiente para colocar otro implante.

Lo ideal es que el paciente se encuentre tranquilo y no sienta ninguna molestia, de modo que pondremos a su disposición nuestros métodos, tecnología y trato personal para que todo vaya sobre ruedas. Pide cita en nuestra clínica dental en Madrid y comienza el camino a recuperar tu sonrisa. 😀

Injerto de hueso dental: postoperatorio y complicaciones
5 (100%) 4 votos
Por Dra. Sara Gil el 06/6/2019