¿Qué es la lengua blanca?

¿Sabías que tu lengua es capaz de avisar de diferentes enfermedades? El color de este órgano, así como su textura y las diferentes sensaciones que ofrece, es un indicativo claro del funcionamiento del organismo. Tener la lengua blanca o más pastosa de lo normal es un síntoma claro de que algo no marcha bien.

Qué es la lengua blanca

La realidad es que la lengua blanca no suele ser un signo muy preocupante a nivel general, pero en algunos casos es un indicativo de que algún órgano del cuerpo está fallando o pidiendo cambios. Diagnosticar enfermedades o diferentes afecciones a partir del color de la lengua es algo bastante común. El nombre de esta ciencia es glosodiagnosis y se utiliza muchísimo en las consultas del médico de cabecera.

Seguro que, en alguna ocasión, cuando has acudido a tu médico para hacerte un chequeo te ha pedido que saques la lengua. Esto se hace para comprobar el color del órgano y valorar si existe alguna enfermedad latente en tu organismo. Ten en cuenta que tu lengua debe mostrar siempre un tono rosado o enrojecido, pero nunca blanco o amarillento.

La saburra es una fina capa de secreciones del estómago que todos tenemos en la lengua. Pero, siempre debe de ser muy liviana. Si tienes la lengua blanca es posible que estés padeciendo problemas en el estómago, el hígado o a nivel bucodental. Por ello, desde la Clínica Dental Vinateros te aconsejamos que acudas a un especialista si notas cambios significativos en el color de tu lengua.

La mala higiene dental puede ser el desencadenante de la lengua blanca. No obstante, es posible que el cambio de color de este órgano tan importante del cuerpo se deba a otros problemas. Lavarte los dientes concienzudamente es importantísimo no solo para prevenir los cambios de color en la lengua, sino para evitar a aparición de otras enfermedades orales, como las caries dentales o la enfermedad periodontal.

Causas de los cambios de color en la lengua

  1. Mala higiene dental

El primer motivo que puede propiciar la lengua blanca es la incorrecta higiene dental. Si no te cepillas los dientes todos los días, siguiendo las recomendaciones de tu odontólogo, estarás permitiendo que las bacterias orales campen a sus anchas en tu boca. Además del cepillado dental, debes prestar atención a los espacios interproximales. Para ello, puedes utilizar herramientas específicas, como el irrigador bucal, los cepillos interproximales y la seda dental.

No te olvides nunca de limpiar tu lengua durante las rutinas de higiene bucodental. Hoy en día, en el mercado puedes encontrar limpiadores linguales específicos. Aunque con el cepillo de dientes también puedes limpiarla. Solo tienes que frotar cuidadosamente el cepillo dental, eliminando las bacterias orales que habitan en la lengua, las encías o la cara interna de las mejillas.

Finaliza siempre tus rutinas dentales con el uso de un buen colutorio. En la Clínica Dental Vinateros te aconsejamos cuál es el mejor enjuague bucal para ti.

Además, recuerda que las visitas periódicas al dentista son la clave de una salud dental satisfactoria. Al menos una vez al año debes someterte a profilaxis dentales profesionales. El higienista dental eliminará los restos de sarro y placa bacteriana que han resistido al cepillado. Tu salud lo agradecerá muchísimo.

  1. Malos hábitos de vida

Detrás de la lengua blanca puede haber hábitos insalubres como la ingesta descontrolada de alcohol o tabaco. Para evitar daños en la salud lo recomendable es limitar el consumo de bebidas alcohólicas y evitar el tabaco. Somos conscientes de que esto es muy complicado en algunos casos, por eso siempre recomendamos bajar el consumo de cigarrillos al mínimo posible.

Fumar empeora la salud dental y general. Pero, además, interfiere negativamente en el buen diagnóstico de enfermedades, como la periodontitis. El humo del cigarrillo evita el sangrado gingival, lo que impide que este signo muestre que la salud oral no es correcta.

  1. Problemas intestinales

Otra de las causas de la lengua blanca puede estar en el estómago. Una simple gastritis puede salir a la luz mostrando cambios de coloración y movilidad en tu lengua. Si notas tu estómago inflamado y si, además, padeces gases o malestar, no dudes en acudir a tu médico para que te paute un tratamiento eficaz.

  1. Afecciones en el hígado

Algunas alteraciones hepáticas también pueden ser las causantes de la lengua blanca. Otros indicativos de problemas en el hígado, como sabor amargo en la boca, lengua más pastosa de lo normal, mala digestión o dolores de cabeza, pueden estar indicando que debes realizar una depuración hepática.

  1. Candidiasis oral

La candidiasis oral es una afección bucodental que modifica el color de la lengua. Pequeñas úlceras aparecen en las mucosas bucales. Estas aftas se forman a causa del debilitamiento del sistema inmunitario y es necesario tratarlas para evitar otros problemas.

Si padeces aftas bucales acude a la clínica dental. En ocasiones, las úlceras son más graves de lo que cabe esperar y pueden estar indicando que existen patologías como el cáncer oral.

Cómo curar la lengua blanca

Para tratar la lengua blanca con eficacia lo más importante es un buen diagnóstico. Saber qué enfermedad o afección está detrás del cambio de color en tu lengua es la clave para devolver la salud a tu boca. En función del problema primario, el médico o el odontólogo pautará un tratamiento seguro y eficaz.

Además de esto, seguir hábitos de vida saludables es imprescindible. Aliméntate correctamente, dejando de lado los productos muy azucarados o demasiado ácidos. Extrema tus medidas de higiene dental, sin olvidarte de limpiar la lengua. Y, por último, mantén siempre una buena hidratación, que favorezca la secreción de saliva.

Si tienes la lengua blanca y no sabes a qué se debe, puedes pedir cita online en la Clínica Dental Vinateros. Nuestros especialistas en salud dental te ayudarán a eliminar cualquier problema oral que esté propiciando este cambio de color en tu lengua. La primera visita al dentista es gratis para ti.

Por Clínica Dental Vinateros el 07/7/2018
Comparte:

Deja un comentario