Mordida cruzada: ¿Tiene solución?

Mordida cruzada: ¿Tiene solución?

La mordida cruzada es uno de los problemas más típicos de maloclusión en el país y quienes la padecen presentan molestias al comer, por la dificultad que tienen al morder y masticar. Esto es debido a que los dientes no reciben la fuerza adecuadamente lo que, por supuesto, también causa daños en los dientes y hasta en las encías.

Es muy común padecerla, ya que algunos de nuestros hábitos propios de la infancia y posteriores pueden provocar la mordida cruzada, tales como chuparse el dedo pulgar, colocar la lengua en una posición inadecuada presionando los dientes o respirar por la boca.

¿Tienes la mordida cruzada y quieres saber si tiene solución? Entonces no puedes perderte el siguiente artículo en el cual te explicaremos todo sobre la mordida cruzada, desde qué es hasta los tipos que existen, las causas de este padecimiento y los más adecuados tratamientos que la Clínica Vinateros aplica al paciente para, con ello, solucionar este problema.

¿Qué es la mordida cruzada?

La mordida cruzada, denominada también mordida invertida, es la maloclusión intermaxilar, donde uno o más dientes de la arcada superior ocluye por detrás o por dentro la arcada inferior.

En una oclusión normal todas las piezas dentales superiores ocluyen por delante o por fuera de la arcada inferior.

Las personas con mordida cruzada se caracterizan por presentar también un paladar ojival o estrecho, es decir, con una estructura ósea que necesita ser ensanchada.

¿Cuáles son las causas de la mordida cruzada?

La mordida cruzada se puede producir por diversos motivos, tales como:

  • Desarrollo óseo inadecuado: las piezas dentales de ambas arcadas no contactan u ocluyen como deberían. El caso más típico por este factor se produce cuando el maxilar superior no se desarrolla adecuadamente y resulta más pequeño que la mandíbula, lo que se conoce también como maloclusión de origen esquelético.
  • Influencia genética: la genética siempre influye en la salud bucodental y los científicos han demostrado que el problema de la mordida cruzada es hereditario, ya que las estructuras cráneo-faciales son transmitidas de generación en generación. Los factores genéticos más comunes son:
    • Hipoplasia maxilar: el maxilar superior ha crecido poco y es pequeño y estrecho.
    • Hiperplasia mandibular: es la mandíbula la que se ha desarrollado en exceso.

Hay ocasiones en las que aparecen ambos casos anteriores a la vez.

  • Factores ambientales: la pérdida prematura de los molares primarios puede provocar el desplazamiento mandibular o el desplazamiento hacia dentro de los incisivos maxilares.
  • Hábitos contraproducentes: los malos hábitos dentales pueden darse durante la infancia o en la adultez: succión digital o por chupete en bebés y niños, colocación de la lengua en posiciones inadecuadas o respiración bucal.

¿Cuáles son las consecuencias de la mordida cruzada?

Entre los principales problemas que acarrea la mordida invertida, podemos destacar:

  • Dificultad para masticar o masticación unilateral.
  • Desgaste en las piezas adyacentes y en las encías.
  • Pérdida del esmalte de los dientes.
  • Sensibilidad dental.
  • Afecciones bucodentales: caries, gingivitis, sarro o halitosis.
  • Problemas digestivos.
  • Movilidad dental o incluso pérdida de piezas dentales.

¿Cuántos tipos de mordida invertida existen?

Dependiendo del sector bucal en el cual se produzca el incorrecto desarrollo, el problema de mordida invertida puede clasificarse en:

  • Mordida cruzada anterior: solo afecta a la parte delantera de la boca.
  • Mordida cruzada posterior: se produce en la zona trasera de la cavidad oral.
  • Mordida cruzada unilateral: afecta únicamente a un lado de la boca, ya sea el derecho o el izquierdo.
  • Mordida cruzada bilateral: en el caso de que dicha alteración en el crecimiento de la mandíbula ocasione asimetrías en la cara, así como dolor en la articulación de la boca. Esta se produce en los dos lados de la mandíbula.

De acuerdo al origen de la maloclusión, lo podemos clasificar en:

  • Origen esquelético: el maxilar superior no se ha desarrollado adecuadamente y es más pequeño que la mandíbula.
  • Mordida cruzada dental: los huesos han crecido correctamente, pero los dientes tienen una posición inadecuada.
  • Mordida invertida mixta: ni los huesos han tenido un crecimiento proporcionado, ni los dientes han salido correctamente.

Tratamiento para la mordida cruzada

El diagnóstico de maloclusión por mordida cruzada debe realizarlo un ortodoncista y el tratamiento varía de acuerdo a la etapa en la que sea detectada.

Diagnóstico en niños y adolescentes

Lo recomendable es la detección temprana de la mordida cruzada en niños entre los 6 y los 12 años, que es la etapa en la que el desarrollo maxilar y dental están en curso.

En la mayoría de estos casos, la solución al problema es un tratamiento de ortodoncia interceptiva, a partir de la cual se guiará el correcto crecimiento de las bases óseas mandibulares y maxilares al expandir el maxilar superior y ensanchar el paladar.

En adultos

En el caso de mordida cruzada en adultos, se requiere un trabajo mayor, pues los huesos de la cara han terminado de desarrollarse y ya no es posible moldearlos.

¡Pero todo tiene solución! Debes acudir al ortodoncista para que evalúe el grado de mordida cruzada y las consecuencias que tiene con el fin de determinar cuál es el mejor tratamiento para corregir la maloclusión.

Dentro de las opciones para tratar la mordida cruzada tenemos:

  • Ortodoncia fija o removible: ideal cuando el origen de la mordida cruzada es dentario. El paciente puede optar entre diferentes tipos de ortodoncia como los brackets metálicos, aunque existen otras opciones más discretas como los brackets de porcelana o la ortodoncia invisible.
  • Cirugía ortognática y ortodoncia: en los casos muy severos de personas con una gran desviación mandibular o con un paladar estrecho, la ortodoncia debe combinarse con un tratamiento quirúrgico de cirugía ortognática. La intervención quirúrgica podría incluir la expansión del paladar, una corrección de la longitud de la mandíbula o ambas.

El tratamiento y por lo tanto el aparato a utilizar dependerá del tipo de mordida cruzada, de la severidad y de la edad del paciente y habrá que diferenciar entre realizar solo una expansión con ortodoncia o recurrir a la ortopedia con disyunción, que será asistida quirúrgicamente en adultos.

¿Y cuál es el tratamiento para los malos hábitos?

En cuanto a los malos hábitos antes mencionados, es importante abandonarlos o cuando menos tenerlos muy controlados, para que las mordidas cruzadas no vuelvan a aparecer o se agraven.

Sin embargo, te recomendamos acudir a otros especialistas para conseguirlo, como lo sería:

  • Para convertir una respiración oral en nasal se podrá acudir a un alergólogo o a un otorrinolaringólogo, quienes nos ayudarán a liberar las vías respiratorias altas y facilitar, por tanto, la respiración por la nariz.
  • En el caso de colocar en una mala posición la lengua al tragar, es decir, en el paladar, nos podría ayudar la consulta con un logopeda. Él nos enseñará ejercicios que favorecerán la correcta colocación de la lengua en su sitio.

En cualquier caso, queremos insistir en que si las mordidas cruzadas se diagnostican a una edad temprana, se pueden corregir fácilmente con ortodoncia y así se evitarán problemas óseos, musculares y articulares.

¿Cuál es la mejor edad para tratar la mordida invertida?

Es recomendable tratar desde sus inicios cualquier maloclusión durante la infancia, que es la etapa en la cual el desarrollo maxilar aún no ha concluido.

Aunque si estás leyendo esta información y notas que tú o algún miembro de tu familia presentáis anomalías en el crecimiento o que tenéis cualquier hábito contraproducente que te hemos explicado ¡acudid al ortodoncista en cuanto podáis!

Recuerda que la mordida cruzada, mientras sea tratada a tiempo no acarreará consecuencias graves en la estética y funcionalidad de la sonrisa y el rostro.

Elimina el problema de mordida cruzada

La mordida cruzada no tiene edad, por lo que es indispensable realizar un diagnóstico y tratamiento precoz, ya que en los niños puede producir una desviación en el correcto crecimiento y desarrollo facial, funcional y articular.

Sin embargo, la patología de mordida cruzada se puede empezar a tratar en cualquier momento. Lo ideal siempre será cuanto antes, para que los problemas no se vayan agravando con el paso del tiempo.

Acude a nuestra Clínica Vinateros y notarás la mejora enseguida, ya que tenemos al mejor equipo de profesionales especializados para tratar este tipo de problemas.

Por Dra. Sara Gil el 14/14/2021
Comparte: