Muela infectada: qué es y cómo tratarla

Muela infectada - Clínica Dental Vinateros

Las personas que han sufrido dolor de muelas con frecuencia afirman que es de los peores que se pueden padecer. La causa suele ser la aparición de las cordales, pero también por la presencia de una muela infectada.

Las infecciones en las muelas pueden producirse en cualquiera de los molares, incluyendo en las muelas del juicio.

¿Quieres saber más sobre las muelas infectadas? ¡Sigue leyendo!

¿Cuáles son las causas de una muela infectada?

La infección de una muela o de cualquiera de nuestros dientes tiene su causa, generalmente, en un problema bacteriano, aunque también puede ser por:

  • Caries

El problema de una caries dental no tratada es que avanza rápidamente complicando su pronóstico. Esto ocurre cuando las bacterias invaden la parte interna del diente, conocida como pulpa, llegando a afectar al nervio.

Si se produce daño en el nervio, la solución recomendada ya no consiste en realizar un empaste dental, que es lo común frente a la caries, sino una endodoncia o tratamiento de conducto.

  • Enfermedad periodontal

Cuando una gingivitis no se atiende a tiempo se convierte en una periodontitis, una enfermedad con mayor complejidad. Conforme la periodontitis avance provocará la destrucción del hueso mandibular, ocasionando la pérdida de las piezas dentales y también lo que conocemos como bolsas periodontales. Estas son depósitos que se forman en las encías y que ayudan a acumular mayor cantidad de bacterias.

  • Traumatismo en una muela

Cuando una pieza dental se parte o se astilla como consecuencia de un golpe, se vuelve mucho más vulnerable frente a las bacterias.

Esto ocurre porque en el diente se origina una grieta u orificio que facilita la contaminación por agentes externos. En conclusión, la abertura sirve de entrada a las bacterias contaminantes.

  • Lesión con objeto punzante

Muchas personas tienen el mal hábito de utilizar palillos o de mordisquear lápices o bolígrafos. Estas costumbres, que se practican inconscientemente en muchas ocasiones, pueden representar un daño importante a la salud dental.

Si por esta causa la persona se hace una herida, la zona quedará expuesta y las bacterias podrán tener contacto directo con la cavidad oral originando una infección.

¿Cuáles son los síntomas de una muela infectada?

Una muela infectada se manifiesta con un absceso, es decir, una inflamación con acumulación de pus en el área donde se ubica la pieza dental afectada, acompañado de un dolor muy fuerte, persistente y punzante.

También puedes notar los siguientes síntomas con la infección de una muela:

  • Dolor al masticar los alimentos.
  • Sangrado de las encías.
  • Dolor de muela y oído.
  • Sabor amargo en la boca.
  • Mal aliento o halitosis.
  • Cuadro de fiebre.
  • Sensibilidad de los dientes al calor y al frío.
  • Dolor de garganta.
  • Inflamación de los ganglios en el cuello.
  • Mandíbula inflamada si la infección está en una muela de la arcada inferior.
  • Inflamación de la mejilla si la inflamación está en una muela de la arcada superior.

¿Cómo tratar una muela infectada?

Los tratamientos destinados a curar las infecciones en las muelas son variados, según su origen. Aun así, lo primero que debe tenerse en cuenta es que se haga a tiempo un diagnóstico preciso para evitar las complicaciones del caso, disminuir el dolor y bajar la hinchazón.

Para erradicar la infección en una muela es imprescindible el uso de antibióticos debidamente recetados por el dentista. Es fundamental recordar que para nada se debe ingerir ningún medicamento que carezca de prescripción médica u odontológica.

Aparte de los antibióticos, el dentista podrá pautar medicación a base de analgésicos y recomendar el uso de enjuagues bucales para bajar la intensidad del dolor. Una vez controlada la infección, se tratará de conservar el diente a través de una endodoncia o tratamiento de conducto.

Por supuesto, existen situaciones en las cuales se tendrá que recurrir a la extracción del diente. Esto pasa cuando el dentista determina que no se puede salvar la muela porque la infección ha hecho un daño irreversible en la pieza.

Ya que las muelas del juicio o tercer molar no tienen un papel determinante en la cavidad bucal, generalmente se recomienda su extracción para resolver el problema de fondo.

¿Con qué remedios caseros se puede tratar una muela infectada?

Las personas que padecen esta dolencia se ven tentadas a buscar por medio de Internet qué remedios caseros son buenos para esta gran molestia. Por supuesto que la supervisión, diagnóstico y tratamiento por parte de un odontólogo es lo principal en estos casos, aunque no podemos dejar de mencionar ciertos remedios que ayudan a nivel paliativo en la minimización de los dolores de una muela infectada: aspirinas, clavo en especia, bolsas pequeñas de té, bicarbonato, agua oxigenada o alcohol.

Aunque muchos de estos remedios caseros pueden tener un efecto abrasivo sobre los tejidos blandos de la boca como encías, mejilla interna, parte interior del labio y el paladar, si las colocamos directamente sobre la zona de la infección no habrá ningún problema.

La aspirina es, sin duda, uno de los remedios más populares y conocidos por su seguridad, pero al estar compuesto por ácido acetilsalicílico se convierte en un componente riesgoso para los tejidos blandos bucales.

Existen otros remedios naturales como las bolsas de té o el clavo, que podrán aliviar el dolor al instante, aunque no servirán en la cura de la muela infectada.

Es por ello que el tratamiento deberá ser siempre llevado a cabo por un profesional y en caso de recibir alguna recomendación especial sobre usar un remedio casero, debe consultarse primero a un odontólogo.

¿Qué complicaciones puede tener una muela infectada?

Ya hemos mencionado los tratamientos que se aplican para la cura de una infección de muela, así que es absolutamente necesario que se evite el peligro de una futura complicación por medio de esta anomalía.

Las consecuencias más comunes que conlleva la infección de muela son:

  • Pérdida de la muela

La caída de la muela se produce por la destrucción que originan las bacterias sobre la superficie gingival y el hueso maxilar. Si llega a darse la pérdida de la muela la solución que queda es la reposición de la pieza a través de un implante dental.

  • Endocarditis bacteriana

La endocarditis bacteriana consiste en una patología cardíaca que se produce por la inflamación del endocardio, una membrana que recubre todas las cavidades del corazón.

La afectación del corazón es una posibilidad existente, ya que la infección bucal ayuda a que las bacterias penetren en el torrente sanguíneo, haciendo que esta sangre contaminada llegue hasta el corazón, el cual es el órgano que la bombea.

Es cierto que una muela con infección puede parecer inofensiva, pero realmente una endocarditis bacteriana da origen a problemas graves en la salud. Incluso puede ser el detonante de un infarto, así que sus consecuencias pueden ser mortales.

Trata tu muela infectada en la Clínica Dental Vinateros

Siempre debemos actuar con rapidez ante cualquier situación que pueda alterar nuestra salud bucodental, sobre todo, si crees que puedes tener una muela infectada.

En la Clínica Dental en Madrid, ponemos a tu disposición los servicios de un gran equipo de profesionales dentales para las distintas áreas de la odontología -implantología,  ortodoncia, estética dental, endodoncia, higienista bucodental…-  para brindarte los mejores tratamientos con tecnología de vanguardia.

¿A qué esperas para solicitar tu primera visita gratuita? Forma parte de nuestra familia, solicita tu tarjeta de fidelización y disfruta de servicios gratuitos y un 15 % de descuento en todos los tratamientos. Te esperamos.

Por Dra. Sara Gil el 23/23/2022
Comparte:

Deja una respuesta