¿Qué son los dientes podridos? Causas, tratamiento y cómo prevenirlos

Dientes podridos

Usamos coloquialmente la expresión dientes podridos para referirnos a las piezas dentales que se encuentran muy afectadas por la caries. Además de influir en la estética de nuestra boca y nuestra sonrisa, también pueden ocasionar graves problemas a nuestra salud bucodental y general.

Así mismo, por una pieza dental dañada que tengas, se produce de forma automática la halitosis o mal aliento. Es una situación que suele ser motivo de reparo, incomodidad y baja autoestima, pues nos exponemos al rechazo de otras personas. 

Es por ello que, si tienes piezas dentales que presentan un color marrón o negro debido a la caries, te interesará saber todo sobre los dientes podridos. Lo principal, de todas formas, es que acudas de forma regular, y muy en especial ante la evidencia de caries, a un especialista dental para recuperar tu sonrisa y tu salud bucodental en muy poco tiempo. Lee la información que te ofrecemos hasta el final y toma nota. ¡Vamos a ello!

¿Qué es un diente ?

Un diente podridpodridoo surge a raíz de la desmineralización grave del esmalte dental por las bacterias responsables de la caries. Se produce una erosión y decoloración en la tonalidad de las piezas dentales afectadas, además de una fuerte halitosis, dolor en el área afectada y el fundado temor de perder la pieza dental en cualquier momento.

Es bien cierto que hay caries que, tratadas a tiempo, pueden ser eliminadas fácilmente. No obstante, cuando hablamos de diente podrido no es el caso, ya que la infección por bacterias es tan grave que esta ha afectado a la pulpa del diente y se extiende desde la parte baja del diente hasta la encía. En caso de un diente podrido, este puede partirse incluso antes de que un odontólogo haya tenido oportunidad de tratarlo.

¿A qué población afecta los dientes podridos?

Las caries y los dientes podridos afectan a todos por igual, ya que nadie está exento de sufrirlos. Los podemos padecer desde niños hasta edades avanzadas, de ahí que sea tan importante tratar esta afección cuanto antes, en especial en bebés, a quienes también puede afectar.

Causas que originan los dientes podridos

Las causas que originan las piezas dentales podridas son las siguientes:

  • Incorrecta o inexistente higiene dental a causa de la acumulación de bacterias que se alojan en la encía y dientes. Atacan a la dentina y luego a la pulpa del diente, las cuales solo podrán ser eliminadas con una limpieza profunda profesional por parte de un especialista dental. 
  • Consumir alimentos con alto valor en azúcares y almidón.
  • Problemas gastrointestinales que producen reflujo.
  • Padecer de boca seca, ya que la saliva ayuda a eliminar la placa y las bacterias que se acumulan en la cavidad oral a falta de higiene dental.
  • Grietas dentales profundas en las cuales el cepillado no sea suficiente para arrastrar la placa bacteriana de las grietas y esta se acumule en exceso y se calcifique. 
  • Fumar mancha los dientes.
  • Carencia de fluoruro, mineral que se va perdiendo con la edad, por lo que el diente se encuentra indefenso ante la presencia de bacterias y, si el cepillado no es el correcto, esa placa bacteriana se convertirá  en caries.

Síntomas de los dientes podridos

Los síntomas de los dientes podridos son fáciles de detectar, ya que todos ellos podrás percibirlos sin necesidad de mayores comprobaciones:

  1. Sensibilidad dental.
  2. Mal aliento.
  3. Fiebre, malestar general y/o dolor de cabeza.
  4. Dolores constantes y muy intensos en la cavidad oral y más al intentar ingerir dulces.
  5. Un agujero en la pieza dental afectada.
  6. Dientes con una coloración marrón, gris o negra.
  7. Si tienes una fuerte infección, tus encías estarán enrojecidas y puede que salga pus de ellas al ser tratadas.

La intensidad de cada síntoma va a variar de acuerdo a la gravedad de la infección bacteriana que presente la pieza dental. Te recomendamos que al sentir los dos primeros síntomas mencionados acudas al odontólogo para una revisión sencilla y descartar así la posibilidad de caries en los dientes.

¿Cuál es el tratamiento para las piezas dentales podridas?

Las piezas podridas son de alto riesgo y, como te habíamos indicado, por un lado afectan al aspecto de nuestra sonrisa, pero por otro el no tratar a tiempo esa afección traerá como consecuencia la pérdida del diente o pieza dental dañada.

Los principales tratamientos para una pieza dental podrida son:

  • Obturación: es un tratamiento indicado para caries de menor gravedad.
  • Endodoncia: si la caries ha llegado a la pulpa dentaria, el especialista deberá debilitar el nervio a fin de que el dolor o la incomodidad cese y luego procederá a limpiar todo el conducto dental.
  • Reendodoncia: se realiza un nuevo tratamiento de endodoncia, pues la finalidad es recuperar la pieza como sea. 
  • Corona: si el diente ya no posee el mismo volumen, se coloca una capa o funda protectora en el mismo. En casos de endodoncia primero se trata la pieza y luego se coloca la corona.
  • Exodoncia: en los casos más graves en los que es imposible salvar la pieza, será necesario extraer la pieza para eliminar la infección bucodental que padece el paciente y evitar que se extienda a otras piezas dentales.

Cuando no sea posible salvar la pieza dental y deba extraerse, te recomendamos que procedas a sustituir el espacio con un implante dental desde la raíz. Eso evitará que los dientes cercanos se desgasten más rápido, pierdan su correcta posición y los maxilares reduzcan su grosor por la reabsorción. 

Independientemente del tratamiento seleccionado, los casos de dientes podridos siempre deberán ser tratados por especialistas dentales, pues el objetivo primordial es salvar la pieza dental afectada, a menos que no exista otra alternativa.

¿Cómo prevenir dientes podridos?

Las medidas que debes tomar para prevenir tener un diente podrido son muy básicas y no requieren un mayor esfuerzo para incluirlas en tu rutina diaria, pues como verás se trata de:

  • Cepillarse correctamente los dientes después de cada comida con pasta dental fluorada, mínimo dos veces al día.
  • Usar seda dental después del cepillado con una frecuencia mínima de tres veces por semana.
  • Enjuagar los dientes con un colutorio al finalizar el cepillado para prevenir la acumulación de placa bacteriana en la boca.
  • Acudir anualmente o cada seis meses al especialista dental para una revisión y limpieza profunda (tartrectomía). En el caso de tener alguna pieza podrida, evitar hacer presión sobre ella hasta que no sea tratada.

En cualquier caso, no olvides que en el diagnóstico oportuno está la solución. Al recibir el tratamiento adecuado, incluso cuando la infección no se ha desarrollado a gran escala, estarás garantizando prevenir males mayores, como la pérdida de una pieza dental o posibles infecciones avanzadas.

Cuida tu salud bucodental en la Clínica Vinateros

En la Clínica Vinateros somos tu mejor opción para ayudarte a tratar y prevenir las piezas dentales podridas que tengas. Con nuestro equipo de profesionales dentales altamente capacitados y gracias a nuestros equipos de avanzada tecnología, te ofreceremos los mejores planes odontológicos al alcance de tu bolsillo. Te devolveremos tu sonrisa y confianza en un momento.

Recuerda, ¡No dejes de sonreír! Visítanos y tendrás la atención personalizada y efectiva que tanto tú como tu familia merecéis.

Por Dra. Sara Gil el 31/31/2021
Comparte: